Palimpsesto - Optimo México
19675
post-template-default,single,single-post,postid-19675,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Palimpsesto

Palimpsesto

Palimpsesto

Vivimos en una civilización que, en muchos aspectos, es de abundancia, de tal forma que una hoja de papel no vale prácticamente nada, $0.12 m.n. si usamos de referencia un paquete típico de 500 hojas de papel tamaño carta tipo Bond de 150 g.
Pero los antiguos, que escribían sobre pergaminos y papiro, de costo mucho mayor que el papel, debían aprovechar al máximo el material que utilizaban como soporte de la escritura. Por esa razón, los copistas medievales solían escribir sus textos sobre pergaminos antiguos, cuyo contenido, a veces de enorme valor histórico, había sido borrado para “reaprovechar” el material.
Por ello es importante la pequeña reflexión del buen uso de los espacios que tengamos para expresarnos, valorarlos y hacer “El Bien” con ellos, de preferencia.
Muchos de estos escritos perdidos, de los que con frecuencia no había otras copias, fueron recuperados en el siglo XX mediante el uso de rayos ultravioleta, que permiten leer el texto borrado, ésto debido al espesor del papiro y por su tipo de material, el coeficiente de absorción de líquidos y el tipo de tinta usada, así como la longitud de onda necesaria para “activar” la presencia de “letra muerta”, si es que la palabra lo permite.
Lo anterior revela muchos aspectos de interpretación a lo largo de la historia. Cuando no existía tan avanzada tecnología y por alguna razón alguien encontraba rasgos de tinta en los “interiores” del papiro se llegaron crear historias conspiratorias de mensajes ocultos y más, cuando simplemente era el resultado de que un monje escribano había borrado el texto anterior para usar el papiro y dar a conocer ahora sus ideas.
Entre los palimpsestos griegos más destacados, cabe mencionar el Codex nitriensis, que había quedado oculto bajo un texto sirio, y parte de la Ilíada, y también parte de los Elementos de geometría, de Euclides. La palabra llegó a nosotros del latín palimpsestus y esta, del griego palimpsestos, ambas con el mismo significado, formadas a partir del griego palin ‘nuevamente’ y psaoo ‘borrar’. De estas dos voces griegas, la primera proviene del indoeuropeo kwel- ‘doblar’, ‘girar’, ‘dar vueltas’ y la segunda, del indoeuropeo bhes ‘frotar’, ‘raspar’. Incorporado al castellano por vía culta, es decir de maestros a aprendices. Este vocablo solo apareció registrado en nuestra lengua a partir de la segunda mitad del siglo XIX.
Por un México de paz y armonía conozcamos nuestra historia y vayamos juntos al progreso.
Es cuánto.

Luis Lúcia

LUXIA – Capacitación y Consultoría
http://www.luxiaconsultoria.com/

Sin comentarios

Publicar un comentario