Las Lupercales del 14 de febrero - Optimo México
19836
post-template-default,single,single-post,postid-19836,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Las Lupercales del 14 de febrero

Las Lupercales del 14 de febrero

Las Lupercales del 14 de febrero

Las fiestas lupercales, una festividad que data de la antigua Roma, también llamadas, simplemente Lupercales o coloquialmente La Lupercalia; se celebraban “ante diem XV Kalendas Martias” o lo que equivale a antes del 15 de febrero o ese mismo día. Lupercales, fiesta consagradas al Dios Luperco, viene, supuestamente de “Lupus” que traduce como Lobo y quien representa al dios Fauno, que, con el tiempo, tomó el sobrenombre de “Luperco”. La otra raíz es de “hircus”, que traduce como “macho cabrío” el cual era considerado un animal impuro de la época.

Luperco representa a ese Dios que cuidaba a los jóvenes, recién ingresados a su edad adulta, y que, gracias a él, sobrevivían a las maldades del bosque, de sus animales y fieras. Luperco, igualmente, en su calidad de Lobo, representa a aquella loba que amamantó a Rómulo y Remo, quienes en otra leyenda son considerados los fundadores de Roma. Por lo que, la Lupercalia era una fiesta pagana que festejaba la supervivencia de los jóvenes y su paso a la adultez, entendiendo esta adultez como el momento pleno para ser fértil y formar una familia así como reproducir al pueblo.

Dicho sea de paso, ocurría a inicios de la primavera o en vísperas de ella. En el año 494 d.c., el Papa Gelasio I, decide convertir esta fiesta en una fiesta católica, debido a la gran cantidad de seguidores que tiene dicha festividad. Para ello necesitaba un santo a quien asociar la conmemoración y escogió a Valentín. Así, el 14 de febrero del año 494 fuel el primer día de San Valentín. Pero, ¿a cuál de todos los valentines, considerados mártires, se le podía tomar como santo para este festejo? Existe la teoría, más conocida, sobre un médico romano, que después se hizo sacerdote y al que el emperador Claudio “El Gótico”, sobrenombre que recibió por el tipo de constructores que contrataba para La Fábrica y edificación de varios templos religiosos, ordenó decapitar en el año 270 debido a su pensamiento liberal sobre casar a jóvenes solteros que bien pudieron ser reclutados para las armas y ya casados había que esperar a que tuvieran un descendiente varón.

Otros posibles orígenes

El otro Valentín, fue un obispo de la ciudad Interamna, hoy Terni, Italia. Los restos de su cuerpo se conservan en la basílica de la ciudad, cuya fiesta patronal se celebra el 14 de febrero, curiosamente. Y un tercer Valentín, otro obispo, de Recia, que vivió en el siglo V y que fue enterrado en Masi, cerca de Merano, en el Tirol italiano. Al parecer, la leyenda del primer Valentín, el médico, es la más conocida y aceptada como tal para ser adjudicable al festejo hoy conocido y que fuere sustituto de Las Fiestas Lupercales. Ya que festejaba a la juventud en edad de procreación y sobre todo que los casaba, situación que fue muy fácil mercadear al relacionarla con el amor.

Por lo que, con el tiempo, el hecho de regalar algo el 14 de febrero implicaba ante la sociedad que el caballero, que pudo ser un soldado del ejército romano, ya estaba comprometido y para nuestros tiempos se asemeja a los presentes que se otorgan las parejas para demostrarse su amor y compromiso, sobre todo socialmente hablando. La festividad fue incluida en el calendario litúrgico desde el 495 y al parecer se mantuvo hasta 1969, bajo el pontificado de Pablo IV, quien decide eliminarla de dicho calendario, convirtiendo a San Valentín en un Santo sin celebración ni ceremonial religioso.

Actualidad

En el siglo XX se convirtió en un gran negocio, cuando la revolución industrial permitió la producción en cadena de tarjetas de felicitación, uno de los regalos más frecuentes del día de San Valentín. Los estadounidenses, por ejemplo, se gastan en tarjetas y otros detalles para ese día más de USD$18.900 millones, según la Federación Nacional de Comercio de EE.UU. En el 2014, el Papa Francisco decidió participar en la celebración de san Valentín, en un intento por devolverle el sentido religioso a esta festividad surgida en principio para contrarrestar a las lupercales, sin mucho éxito, por supuesto.

De cualquier manera, regalar o tener un detalle el 14 de febrero, pero que sea notorio por la sociedad implica festejar a Luperco y más si estás en etapa reproductiva. Por un México de paz y armonía conozcamos nuestra historia y vayamos juntos al progreso.

Es cuánto.
Luis Lúcia
LUXIA – Capacitación y Consultoría
http://www.luxiaconsultoria.com/

Sin comentarios

Publicar un comentario