El origen del Día de las Madres en México - Optimo México
19490
post-template-default,single,single-post,postid-19490,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

El origen del Día de las Madres en México

El origen del Día de las Madres en México

El origen del Día de las Madres en México

Es innegable el valor de una madre (por valiosa y por valiente) y se merece todos los homenajes que queramos hacerle. Sin embargo, su imagen a veces se confunde, por lo que quiero compartir el día de hoy el origen del día de las Madres en México, con la finalidad de esclarecer su lugar en nuestras familias, más allá de todo lo que hace por nosotros.

En la década de los 20’s se consolidó en Yucatán un movimiento feminista, organizado por Hermila Galindo y Elvia Carrillo, esposa del gobernador Felipe Carrillo Puerto, y apoyado por la norteamericana Margarita Sanger, quienes luchaban por el derecho al voto femenino, la planificación familiar y la igualdad salarial y del trabajo.

En 1916 ya habían efectuado el Primer Congreso Feminista del país y en 1922 Sanger ya distribuía en Mérida un folleto: “Regulación de la natalidad o Brújula del hogar”, que enseñaba a evitar el embarazo con base en el ciclo menstrual. Tenían muchas seguidoras y la sociedad mexicana conservadora empezó a sentirse amenazada por un movimiento que promovía el derecho de la mujer a obtener ingresos propios y a controlar la concepción (lo que la alejaba peligrosamente del control de la hegemonía masculina).

Se les ocurrió entonces copiar el día de las madres que se celebraba en Estados Unidos para promover la imagen tradicional de la mujer: sacrificada, abnegada, entregada a todos los hijos que pudiera tener y que no muestra otro interés en la vida que el de servir y hacer felices a los miembros de su familia.

Intervienen lo medios de comunicación

Utilizando el periódico Excélsior, el Lic. Rafael Alducín Bedoya, fundador (en 1917) y director del periódico, junto con el Lic. José Vasconcelos Calderón (Secretario de Educación de 1921 a 1924), organizaron en la capital mexicana una cruzada que inició en las escuelas primarias para recordar el “verdadero” sentido de vida de una mujer: tener hijos y atender su hogar.

Posteriormente, se extendió a nivel nacional. Al “Periódico de la Vida Nacional” (Excélsior) se unieron la cadena de cines Olimpia, las Damas de la Cruz Roja y la Cámara de Comercio, la que se encargó de promover una campaña para “halagar” a las madres con regalos. Incluso organizó un concurso para la mujer que tuviera más hijos. Así se instituyó la celebración del Día de las Madres, el 10 de mayo de 1922, que “prestaría un servicio eminente a la moral y a la cultura de México”, consagrando la pasividad femenina por sus “atributos congénitos”.

En 1949, siendo presidente Miguel Alemán Valdés, por iniciativa también del Excélsior y reforzando la idea de Alducín, se inauguró el 10 de mayo en la Ciudad de México el Monumento a la Madre, cuya placa dice: “A la que nos amó antes de conocernos. Porque su maternidad fue voluntaria”.

Una madre debe ser responsable en su ámbito familiar, pero también tiene necesidades, deseos y un proyecto de vida propio, que nunca debe estar “al servicio” de los hijos. Respetémosla también como persona.

https://revistas-colaboracion.juridicas.unam.mx/…/signos-h…/
El 10 de mayo Marta Acevedo. Martín Casillas Editores, 1982 – 69 páginas

Mtra. Luz del Carmen Vargas
#mejorandolacalidaddelavida

Sin comentarios

Publicar un comentario