Límites y seguridad emocional - Optimo México
19583
post-template-default,single,single-post,postid-19583,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Límites y seguridad emocional

Límites y seguridad emocional

Límites y seguridad emocional

¿Por qué decimos que los límites contribuyen a la seguridad emocional? La función más importante de los menores es aprender, y lo hacen experimentando y presionando para que se les permita ir cada vez más lejos. Los padres y educadores debemos estar alertas para decidir hasta dónde pueden llegar. Así pueden cumplir libremente con la función de explorar, sabiendo que los adultos sólo vamos a permitir que intenten hasta donde sea seguro, sin correr riesgos físicos, sociales o emocionales. De lo contrario, en la medida que crecen, van percibiendo mensajes muy desconcertantes, como por ejemplo, el de “Haz lo que quieras, no me importa”, “Lo que quiero es estar cómodo(a) y tranquilo(a), no hacer el esfuerzo de contenerte”, “Me importan más mis asuntos que los tuyos”. Hasta los niños pequeños tienen la habilidad para razonar eso. Hace mucho, y nunca lo voy a olvidar, un niño de menos de 4 años de edad me dijo, refiriéndose a sus papás: “¿Ellos son los que me van a defender de las personas y las cosas malas? ¡Si ni siquiera pueden conmigo! Por eso contener y poner límites, de acuerdo a la edad, crea personas con mayor seguridad emocional. Si todavía no lo crees, piensa: Si vas en un auto de carreras en el asiento del copiloto, a 200 kilómetros por hora ¿qué prefieres, ir con cinturón de seguridad o sin él?

Mtra. Luz del Carmen Vargas

Lic. en Psicología

Ced. Prof. 3275770

#mejorandolacalidaddelavida

Sin comentarios

Publicar un comentario